Los Académicos: Julián González


Por Antonio Capurro

A raíz de mi interés por establecer contacto con profesores o académicos extranjeros y precisamente investigando en el repositorio Academia acerca de Habermas para el seminario de Comunicación y Sociedad de la Maestría en Comunicaciones encontré el nombre de Julián González, politólogo, docente e investigador quien ha escrito ensayos muy concienzudos acerca del filósofo y sociólogo alemán, pero eso es algo de lo que conversaremos en otro post. Actualmente enseña en la Universidad de la República en Uruguay.

Lo primero que me llamó la atención en Julián fue que no tenía ese dejo porteño y claro el nació en el pueblo de Almafuerte, seudónimo del poeta Pedro Bonifacio Palacios, (Córdoba), pero luego se encargaría de explicarme que el ché es casi nativo de Buenos Aires. Luego ese entusiasmo y sencillez para compartir ideas y experiencias."Desde bastante pequeño me gustaba la política, siempre le encontré un gusto a la disputa de posiciones ideológicas, me parece que influyó mucho también el hecho de que haya terminado la escuela en el 2003, y vi la crisis muy grande que se vivió en Argentina desde el 2001, la renuncia de De La Rúa y la elección de cinco presidentes en una semana, pero más allá de eso me impactaron los efectos sociales que pueden traer estas crisis políticas. Eso pegó fuerte en la construcción de mi identidad. Y después las cosas de la vida hicieron que inclinara más por la parte teórica". 

De sus padres Julián siguió el ejemplo del estudio, su padre es médico veterinario y su madre una maestra de niños. En algún momento hizo política en la práctica asesorando a un candidato del Partido Radical. "La dicotomía entre la derecha y la izquierda es mucho más rica de lo que podría parecer a simple vista, no podría reducirse a la etiqueta partidaria, esa experiencia me rechina un poco, lo hice a pesar del partido porque en la política local en ciudades pequeñas todavía en Argentina necesariamente se sigue dependiendo de una estructura de partido, y es muy difícil en esas estructuras locales encontrar ideologías puras por eso me costaría decir que era un partido de derecha, cerrando ese paréntesis hoy con mayores matices me ubicaría en la izquierda del espectro político como siempre. Mucha gente por tradición se identifica con un partido". 

A sus veintidós años ya era Licenciado en Ciencias Políticas, con una tesis de grado sobre e el Consejo de seguridad de las Naciones Unidas desde una perspectiva de Habermas, y en ese mismo año 2008 empieza su doctorado sobre la teoría de la democracia de Habermas y Mouffe, la deliberación y el agonismo y ahí va el consenso y el conflicto, pensar qué es la democracia, si puede ser definida en una de las dos cosas o cae más bien en un punto intermedio o quizá una combinación de ambas. 


"¿Por qué es necesario investigar? Yo daría dos respuestas, la primera porque precisamente la realidad es dinámica, nunca terminamos de comprenderla, entonces necesariamente debemos estar al día o al menos ir corriendo lo más cercano a esa realidad para desentrañar algunos de sus misterios. La segunda respuesta tiene una vertiente más normativa más axiológica y es que el no investigar nos pondría en un lugar de asumir dogmáticamente aquello que ya sabemos, lo cual es sumamente peligroso y reduce a largo plazo al hombre a una máquina que podría llegar a cosificarse y por lo tanto la investigación debería ir hacia el permanente cuestionamiento. En el fondo la investigación lo que expresa es casi una pulsión del hombre, se convierte en una pasión orientada a la crítica".

Julián no es un seguidor de esos proyectos tan rigurosos, para él la vida tiene más aristas, marchas y contramarchas. De niño él no se hubiera imaginado ser un académico pero le ha encontrado el gusto y es algo que lo disfruta en sus clases en la Universidad de la República y la Universidad Católica. Afirma que esto de los grados y títulos ha cambiado mucho en los últimos tiempos; que escuchaba decir a alguien que hace unos años atrás el doctorado era el fin de una carrera cuando ya habías recorrido todos los libros, ahora es una primera puerta de la vida académica. "Muchos hemos hecho la tesis de doctorado como la primera investigación sistemática y rigurosa, muchas veces esa formación habilita para continuar la carrera, pero nunca me atribuí esos méritos de haber arribado a conclusiones extraordinarias, desde luego que estudiar un doctorado supone un esfuerzo grandísimo".

¿Aburrido yo? Un académico no es alguien monótono o ahíto para nada, aunque claro muchas veces investigar puede resultar tediosos por las horas y el esfuerzo que uno le pone ganas para que de pronto no halles las respuestas, a veces investigando con tanto sacrificio y pocos recursos; sin embargo la recompensa está en lo aprendido. El investigador es en algunas ocasiones incomprendido. "A veces pienso que muchos conocidos míos no saben muy bien a lo que me dedico, es algo difícil de explicar para quien no se mueve en círculos académicos, un colega me decía que cuando le preguntaban a qué se dedicaba él respondía que básicamente su trabajo era leer y escribir. Probablemente haya algún cajero de banco sumamente apasionado con su trabajo y quizá para algún investigador esto haya acabado siendo su medio de vida; no obstante pienso que estadísticamente habrá más cajeros de banco poco satisfechos con lo que hacen que investigadores".

Con tres años de experiencia como profesor universitario Julián se siente interpelado por el hecho de intentar genera en los estudiantes cierto interés y pasión en hacerles ver la importancia que tiene la posibilidad de ser críticos, en tal sentido procura que la clase no sea solamente de transmisión de conocimientos dogmáticos o cerrados sino que salgan del salón con alguna pregunta que no siempre consigue pero con un par que se quede con esas ideas rondando en su cabeza el objetivo está más que cumplido.

"Hoy vivo de la docencia y es algo alentador, no siempre es fácil ingresar en la vida académica, hay un código implícito que uno tiene que pagar derecho de piso hasta que se hace conocido y se hace funcional institucionalmente, lo cual puede ser frustrante porque no siempre uno termina contando con los medios económicos o el aval académico que se requiere para vivir de esta profesión, pero todo ha sido bastante rápido en mi inserción en Uruguay. Nunca he tenido ninguna mala experiencia aquí. Y te digo que ese es el rasgo más característico de la sociedad uruguaya, el sentido de republicanismo, en donde ni el más encumbrando de la sociedad, sea académico, empresario o político, es muy atípico que esa persona maltrate o ningunee a otro, siempre con un muy buen trato y horizontalidad que a mí me llamaba mucho la atención2.

Entre libros e investigaciones nació el amor, más que una buena razón para que Julián deje Córdoba y se mude a la nación charrúa. Dice que no se fue disgustado de Argentina y la extraña. En Uruguay algo que le gusta es el grado de civilidad que existe, allá uno puede toparse con un ministro o senador transitando por las calles, y es muy probable que no te miren como un extraño, es un país con un microclima que permite que eso surja casi naturalmente. 


Salir a caminar, leer, preparar el mate son pasatiempos que le gusta hacer cuando no está enseñando pero en Montevideo a diferencia de Argentina si vas por la calles ves a grupos de amigos tomando la famosa bebida aunque cada quien con su propio equipo. Y también ha tenido tiempo de conocer el Uruguay más profundo sobretodo porque las distancias no son tan largas. 

"Me interesa mucho consolidarme en el ámbito académico, concentrarme más en algunas asignaturas, y tener tiempo para investigar más dentro de la universidad no solo la docencia. Claro un día también casarme y tener familia en un futuro". 

Y no vuelvan a pensar siquiera que la vida académica es un tedio que no lo es. Las lecturas de libros completos, trabajos, exposiciones y demás actividades son una muestra viva que en el estudio no es para nada un soporífero sino una aventura hacia el conocimiento y el aprendizaje.

Que los académicos se divierten de eso no hay la menor duda.

Comentarios

Entradas populares